MERCEDES-BENZ Clase A A 45 AMG 4Matic

MERCEDES-BENZ Clase A A 45 AMG 4Matic

2015 MERCEDES A45 AMG 420CV

Motor

  1.  Tipo 2.0 gasolina 4 cilindros en linea
  2. Caja de cambios Automático 7 Velocidades
  3. Potencia 420 @
  4. Aceleración 0-100 km/h 3,8s
  5. Consumo medio 7,2 l/100
  6. Tracción Total

Dimensiones y peso

  1. Dimensiones 435 x 178 x 141 cm.
  2. Peso 1555 Kg

Espacio interior

  1. Plazas 5
  2. Capacidad Maletero 341 litros
  3.  Disposición asientos 2+3

Esta es una información general del modelo, el vehículo anunciado puede no tener alguna de las siguientes caracteristicas, consulte con nuestro equipo comercial.

Vehículo en estado impecable

Motor88 Services Incluido en el precio:

– 12 meses de garantía nacional
– Revisión extra con mantenimiento antes de la entrega
– Limpieza interior y exterior
– Gestión de financiación gratuita
– Tasación de su vehículo a entregar

Extras

Control de angulo muerto 660 €
Paquete Amg Dynamic plus 3190€
Paquete Exclusivo AMG 1562€
Alerón trasero AMG 1105€
Perfil aerodinámico AMG trasero 1105€

 

Más información

Como hasta ahora, el auténtico rey en esta jungla de versiones sigue siendo el AMG; sólo que ahora se denomina Mercedes-AMG A 45 4Matic, y que su motor nos trae otros 21 CV extra para superarse a sí mismo como el más potente de los 4 cilindros del mercado. Aunque trae más cambios, por supuesto.

Siguiendo los cambios introducidos por el rediseño del Clase A, el modelo AMG presenta nuevas ópticas, llantas, paragolpes y alerón trasero (opcional); modificaciones que en los últimos casos buscan lograr una mayor eficacia aerodinámica. También adopta el selector de modos de conducción Dynamic Select, debidamente adaptado a las características de este deportivo y que incorpora los programas Sport y Sport+.

Con sus 381 CV de potencia y 475 Nm de par, el motor 2.0 turbo del A 45 AMG marca una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 4,2 segundos, lo que supone 4 décimas menos que el modelo al que reemplaza. El aumento de prestaciones no se refleja en el consumo, que sigue estando homologado en 6,9 l/100 km. La caja de cambios sigue siendo automática de doble embrague 7G-DCT si bien ahora presenta unas relaciones más cortas para aumentar la aceleración. Y por supuesto, el apellido 4Matic implica que contamos con tracción total permanente.

Puestos a comprar este coche, lo más adecuado y recomendable es añadirle el paquete AMG Dynamic Plus, que incluye el modo de conducción Race (que desactiva casi por completo el control de estabilidad), una respuesta más directa del acelerador y de la caja de cambios, junto con un equipo de suspensiones deportivo con ajuste electrónico de la amortiguación. Pero lo más importante de todo es que incorpora una característica que, en mi opinión, debería ser de serie en un coche de esta categoría: el diferencial delantero autoblocante.

Todos los Mercedes-AMG A 45 4Matic que la organización del evento puso a nuestro alcance incorporaban el paquete Dynamic Plus, cono lo que se mostraban especialmente preparados para la experiencia que íbamos a disfrutar: conducirlos a toda velocidad por la pista de Lausitzring (casualmente –o no- el mismo circuito al que acudimos no hace mucho para vivir una prueba del DTM, el Campeonato Alemán de Turismos, con el piloto Dani Juncadella).

Como suele suceder en estos casos, la típica lluvia alemana no hizo acto de presencia durante los dos días que duró la presentación internacional del Clase A… Excepto las tres horas que pasamos en el Eurospeed Lausitz. Y llovío a mares. Por suerte para los periodistas allí convocados nadie se planteó cancelar la prueba dinámica, con lo que salimos a pista para que cada cual se defendiese con sus propias armas. Que en mi caso tienen que ver más con el arrojo que con la habilidad.

Evidentemente no íbamos a estar solos. Desde el coche-guía, un impresionante AMG GT S de 510 CV como el que mi compañero Néstor Abarca pudo conducir en el circuito de Castellolí, contábamos con el asesoramiento vía walkie-talkie por parte de una gran leyenda del DTM, el alemán Bernd Schneider. Así que salimos a pista para ver de qué sería capaz nuestro coche –y nosotros- con la pista empapada.

Confieso que la primera tanda me resultó más fácil de lo que temía, y eso que no paraba de llover con fuerza. La tremenda potencia del motor de este pequeño AMG -prácticamente libre de turbo lag aunque con el punto de entrada de par algo arriba- llegaba al asfalto sin grandes dificultades; e incluso pisando el acelerador con cierto atrevimiento y con el volante girado, el coche no parecía querer abandonar la trazada ideal. Lógicamente fuimos con mucho cuidado en las frenadas y tampoco pudimos exprimir el potencial del A 45, pero sí tuve tiempo para comprobar el aplomo del que hizo gala en unas condiciones tan adversas.

Animado por lo bien que habían ido las cosas, me lancé a por una segunda tanda. Justo antes de iniciar la marcha, decidí que era hora de comprobar qué ocurriría si activaba el modo de conducción Race (sólo habíamos usado los modos Sport y Sport+ en el primer intento). Girando el dial situado en la consola hasta aquella posición, averigüé de un plumazo que en realidad la palabra “Race” quiere decir en inglés “Descubra todas sus carencias como piloto”. Este programa desactiva –más exactamente limita muchísimo- los controles de tracción y estabilidad, con lo que el piloto tiene una mayor influencia sobre el comportamiento del coche.

Y fue en ese instante, sobre aquella pista mojada y con ese coche tan prestacional, cuando me di cuenta de una vez por todas de que pilotar no es lo mismo que sobreconducir. Con mucho esfuerzo por mi parte conseguí rodar a un ritmo razonablemente rápido aunque siempre algo colado a la entrada de las curvas (lo sé, debo frenar un poco antes) y algo cruzado a la salida de las curvas (lo sé, debo acelerar un poco después). La explicación de este cambio de comportamiento se halla en la electrónica, que ha alcanzado tal nivel de exquisitez que nos engaña haciéndonos creer que conducimos mejor de lo que realmente sabemos.

En cualquier caso, está claro que el circuito es el entorno donde el A 45 saca a relucir todas sus virtudes, que en carretera sólo podremos saborear con cuentagotas. Por pura aceleración, por estabilidad, por frenada, por electrónica, por sonido e, insisto, por ese diferencial autoblocante que debería ser de serie, este punto de entrada al universo de AMG es sin lugar a dudas uno de los compactos más potentes y emocionantes que podréis encontrar. Pero si sólo vais a usarlo en carretera abierta, por favor: no hace falta que le pongáis ese alerón trasero.

 

Nombre *

Email *

Teléfono de contacto *

Mensaje

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

53.990 €

Impuestos incluidos

Especificaciones

Mercedes-Benz
CLASE A
2015
69.000 km
Rojo
black
Automático
2 L
Total
Gasolina
5
420 CV
 

¿NECESITA AYUDA PARA ENCONTRAR TU COCHE?

Contáctanos
La Lista De Comparación
Tasación