Debes acudir a la DGT para la transmisión de un vehículo cuando se haya vendido a otra persona y, en consecuencia, la titularidad del mismo haya cambiado. Transmitir el vehículo no solo consiste en ceder la posesión a la persona que lo ha comprado, sino también modificar su situación legal ante las autoridades correspondientes.

Requisitos de la DGT para la transmisión de un vehículo

Cuando vendes tu coche a otra persona e incluso a una empresa, es necesario cambiar la titularidad del vehículo. Todos los coches que circulan legalmente por el territorio español se encuentran recogidos en los registros de la Dirección General de Tráfico en unas listas. En ellas aparecen la matrícula y el conductor del vehículo, así como otros datos de importancia como si el coche ha pasado o no las ITV o inspecciones técnicas correspondientes. Por eso, al vender el coche es importante avisar a la DGT para la transmisión del vehículo a otra persona. Por ejemplo, si el nuevo dueño comete una infracción y el vehículo no está a su nombre, es posible que la multa llegue a quien está reconocido ante las autoridades como propietario, es decir, al antiguo dueño.

¿Qué necesita la DGT para la transmisión de un vehículo? Para empezar, el comprador del coche tiene un plazo de 30 días desde la firma del contrato de compraventa para cambiar la titularidad del coche. Cuando se ha completado este trámite, se expide un permiso de circulación que solo es válido si la ITV del vehículo está en vigor. Además, deben cumplirse otra serie de requisitos previos.

Alta administrativa

Para la DGT, la transmisión de un vehículo solo puede hacerse si se encuentra en situación de alta administrativa. Como ya adelantamos, que se encuentre en el registro de vehículos y con el permiso de circulación correspondiente. Si el vehículo ha sido dado de baja de forma temporal por el dueño, entonces deberá darlo de alta para poder hacer la operación comercial y el correspondiente cambio de titularidad.

Contrato de compraventa

Para certificar quién es el dueño del coche y su voluntad de venderlo, es necesario presentar el contrato de compraventa. Este documento debe firmarse por ambas partes, comprador y vendedor; además, debe adjuntarse fotocopia del documento de identidad del vendedor (DNI, NIF, TIE o pasaporte).

Libre de cargas

Por todos los coches deben pagarse ciertos impuestos. La DGT exige para la transmisión de vehículo que se encuentre libre de cargas. Es decir, tiene que estar al corriente de impuestos locales y sanciones relacionadas con el coche (como las multas); además, tiene que contar con la documentación correspondiente del coche, el seguro y la ITV en vigor. También debe pagarse el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales; en caso de exención del mismo, deberá poder comprobarse.

Además del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, todo vehículo debe estar al corriente con la obligación de pagar el Impuesto de Circulación. Este tributo se paga por anualidad, a principios de año y es de carácter municipal.

Sin limitaciones

Para que la DGT pueda hacer la transmisión de vehículo es necesario que el coche se encuentre libre de limitaciones de disposición. Dentro de estas se encuentran la reserva de dominio e incluso los embargos y precintos. En caso de tenerlo, el comprador deberá firmar y presentar un documento en el que exprese que conoce cuál es la situación del coche.

¿Cómo saber si cumples con los requisitos de la DGT para la transmisión del vehículo?

Puedes pedir un informe reducido del vehículo. Se pide por Internet y solo es necesario tener certificado electrónico o estar dado de alta en [email protected] Para poder pedir este documento necesitas conocer la matrícula del coche. Si el informe es favorable y es posible realizar la transmisión del vehículo, aparecerá una señal verde.

Cuando el vehículo no puede transferirse a otra persona, aparecerá una señal en rojo. Si quieres saber por qué no puedes realizar el cambio de titular, deberás solicitar un informe detallado del vehículo, previo pago de una tasa. En él podrás ver datos sobre la vigencia de la inspección técnica, reparaciones, revisiones, etcétera.

Pasos para hacer el cambio de titularidad

Ahora que ya sabes qué pide la DGT para la transmisión del vehículo, debes saber cómo puedes hacer el trámite. Tienes dos formas de hacerlo: por Internet o de manera presencial. Si es por Internet, basta con hacer una solicitud de transferencia en el régimen general de vehículos. El trámite lo debe hacer el comprador o el representante del mismo con la acreditación correspondiente. Además, cuando se hace por Internet y en caso de ser necesario que se presenten documentos extras, la DGT solicitará que se subsanen los errores en un plazo específico. De no haber nada que subsanar, se enviará el documento con la nueva titularidad al domicilio.

Si decides hacer el trámite de manera presencial, será necesario acudir con toda la documentación necesaria a cualquier Jefatura u Oficina de Tráfico, pero con cita previa.

¿Cuánto cuesta hacer el cambio de titular ante la DGT? La tasa, que puedes abonarla fácilmente por Internet, tiene un importe que varía en función de la ciudad o el tipo de vehículo. Así, los costes son:

  • Tasa 1.5. 55,70 euros para el cambio de titularidad de vehículos.
  • Tasa 1.2 de 27,85 para vehículos ciclomotores.
  • Si los vehículos proceden de Canarias, Ceuta y Melilla y se importan a la Península y Baleares, debe hacerse la anotación de dicha importación. Debe adquirirse, además, la tasa 4.1 por valor de 8,67 euros.